Plan de Control Tributario 2022

Plan de Control Tributario 2022. Inspecciones a autónomos, comercios, e-commerces, negocios digitales y sociedades.
Alejandro Ruiz Ciudad, 08 Mar 2022

Estos son los sectores que recibirán las visitas de Hacienda en 2022.


Hacienda ha publicado el Plan de Control Tributario para 2022, donde incluye las directrices principales que seguirá la Agencia Tributaria para perseguir las irregularidades fiscales y mejorar el cumplimiento de las obligaciones tributarias para este año. Y serán los autónomos y los pequeños negocios los objetivos principales de este control.


A continuación, se detallan las líneas maestras del plan de control tributario para 2022, tanto a nivel de vigilancia sobre los negocios, como de asistencia en la presentación de impuestos.


Vuelta de las cartas de aviso a autónomos y pequeños negocios


Una de las novedades más importantes para este año será la renovación de las cartas tradicionales de aviso a los negocios que durante un período de tiempo han presentado algunos indicios de estar cometiendo irregularidades fiscales.


Con estas cartas, como se hizo en años anteriores, se hará saber a los autónomos y empresas las informaciones de las que dispone la Agencia Tributaria y que apuntan a la existencia de riesgos de incumplimiento. De esta forma, determinados contribuyentes conocerán la valoración que de su comportamiento fiscal realiza la Inspección de Hacienda y podrán, desde una decisión propia, o bien explicar que las informaciones que han determinado esa valoración no son correctas, o bien directamente rectificar su situación fiscal, especialmente en relación con las autoliquidaciones siguientes.


Para llevar a cabo esta actuación, Hacienda analizará varios parámetros financieros y de economía de la empresa, incluyendo entre ellos aspectos contables declarados y otros datos del rendimiento de la actividad o de generación de flujos de tesorería externos a la propia contabilidad, así como signos externos obtenidos de terceros. Precisamente esto fue lo que se hizo años atrás, cuando se informó a los autónomos y empresas de que su facturación declarada estaba muy por debajo de la del sector para que, si lo apreciaban oportuno, rectificaran su comportamiento fiscal.



Visitas a negocios con mucho uso de efectivo y más control sobre el IVA


En 2022 se seguirá con el tradicional plan de visitas. Tanto es así que se impulsarán de nuevas las personas en las sedes donde se realizan actividades económicas para combatir las conductas insolidarias de una parte muy reducida de contribuyentes que aprovechan la dificultad de contrastar datos sobre el volumen real de ingresos. Además, la Agencia Tributaria pondrá el foco este año en cuestiones de carácter censal, entre las que se seguirán visitas a los denominados nidos de sociedades, como pueden encontrarse en centros de coworking y lugares de simple recepción de correspondencia, para controlar posibles tramas de fraude en IVA y otros impuestos.


Además, la inspección se intensificará un año más en la vigilancia sobre los pequeños negocios de sectores como la hostelería o el comercio, que son habitualmente los que más trabajan con dinero en efectivo. De este modo, seguirán las comprobaciones en aquellos sectores o modelos de negocio en los que se aprecian altos niveles de economía sumergida, y especialmente de proximidad en los cuales se utiliza el efectivo como único medio de pago aceptado, o en los que se puede utilizar por encima de la limitación legal de las transacciones en efectivo.


También se ampliará el colectivo de análisis de posibles contribuyentes no declarantes de IVA y, en el contexto de la colaboración con la Inspección de Trabajo, se analizarán sectores con esquemas de subcontrataciones frecuentes para comprobar la correcta tributación en IVA e IRPF de empresas que cuentan con trabajadores pretendidamente autónomos.



Refuerzo de la lucha contra la ocultación de ventas


Por otro lado, y también importante para los pequeños negocios, en el terreno del control de la economía sumergida, la Agencia Tributaria reforzará la lucha contra el uso de sistemas de ocultación de ventas, de acuerdo con la prohibición legal establecida en la Ley Antifraude.



Comercio electrónico y economía digital


En el año 2022, la Agencia incidirá también en el control de las transacciones que se realizan por comercio electrónico, así como en cierto cerco de la propia economía digital. Es decir, se establecerá la vigilancia sobre aquellos negocios que se desarrollan fácilmente a través de internet. En relación con las ventas online, se volverá a incidir en la identificación fiscal de sociedades no domiciliadas en España, pero que sí deben tributar por IVA por sus ventas a consumidores españoles.


En relación con la economía digital, se impulsarán fórmulas para obtener información económica y comercial que pueda ser explotada en comprobaciones posteriores. Así, este año, la Agencia Tributaria prevé incrementar las actuaciones en aquellas actividades digitales que puedan presentar mayor riesgo tributario.



Actuaciones específicas en el Impuesto sobre Sociedades


También va a continuar la tarea de comprobación respecto de los contribuyentes que han consignado reiteradamente en sus declaraciones bases imponibles negativas a compensar y deducciones pendientes de aplicar en el Impuesto sobre Sociedades.


Otro riesgo, según Hacienda, es el aprovechamiento de beneficios fiscales de forma indebida por parte de entidades que no tienen actividad y cuyo principal motivo de existencia es, precisamente, aprovechar esos beneficios. Por ello, se incidirá en los negocios que sólo sirven como vehículos para trasladar beneficios fiscales a terceros inversores interesados ​​en disfrutar de estas ventajas.



Sectores mas vigilados por estas actuaciones de la inspección


Son muchos los negocios, y en especial los regentados por trabajadores por cuenta propia, los que pueden verse afectados por este tipo de actuaciones de la Inspección de Hacienda. Esto es debido a que la mayoría de los sectores trabajan de cara al público, es decir, con el consumidor final, lo que hace que hagan un mayor uso del dinero en efectivo para cobrar sus servicios a clientes que las grandes empresas.


En concreto, los sectores que corren el riesgo de ser más investigados por esta práctica son:


El comercio


La hostelería


Agricultura


Las reformas y arreglos


La construcción


Las actividades inmobiliarias


Aviso cookies

Esta página web utiliza cookies propias y de terceros para fines técnicos y analíticos. Para obtener más información al respecto, puedes visitar nuestra Política de Cookies. En caso que pulses el botón de “Aceptar todas”, estarás consintiendo todas las cookies. Asimismo, puedes configurar o rechazar las mismas en nuestro Centro de Configuración de Cookies.

Configurar cookies
Aceptar Todas